El Muro o Muralla de Adriano es una construcción defensiva construida por el emperador Adriano en el siglo II en Britania. La defensa era mucho más que un parapeto que servía para defenderse de las belicosas tribus de los pictos situados en la actual Escocia, ya que también garantizaba la estabilidad en la zona tan necesaria para la prosperidad económica.

Adriano tras convertirse en emperador inició una política de consolidación de las fronteras dentro de la cual ordenó a Aulus Platorius Nepos, gobernador de Britania, la construcción de la muralla. El muro se extendía a lo largo de 117 kms, estaba realizada con sillares de piedra y tenía un grosor de casi tres metros y una altura uniforme de 4,5 metros.

Muro de Adriano

Tenía cuatro partes claves, el muro de piedra con un foso delante en forma de V, una serie de fuertes, castillos  y torres situados en toda sus extensión con la finalidad de albergar a la guarnición que vigilaba la frontera, un foso, dos terraplenes y una red de caminos para el movimiento de suministros y hombres.

A través de La Brújula Verde conocemos una magnífica recreación en 3D del Muro de Adriano y el Castillo Romano de Newcastle.

PARA SABER MÁS: