No es la primera vez que os hablamos del uso dado a los animales en la 2ª Guerra Mundial. Si ha habido osos soldado, cocodrilos y abejas asesinas o perros antitanque, hoy nos quedamos con los murciélagos bomba.

Bomba murcielago
Fue desarrollado en los Estados Unidos durante la 2ª Guerra Mundial con un objetivo claro, atacar Japón.

El plan consistía en dejar caer sobre tierras niponas, desde un bombardero, un gran número de murciélagos, cada uno de ellos con una bomba incendiaria.

Cuando estos animales se ocultaran durante el día ocuparían multitud de edificios, la mayoría de ellos de madera, es entonces cuando con un control remoto se les haría estallar provocando incendios en numerosas localizaciones que se propagarían rápidamente.

La idea de utilizar murciélagos se basaba en que los había por miles, estaban acostumbrados a llevar a veces más que su propio peso en vuelo, no requerían alimento durante gran parte del tiempo y volaban de noche siendo prácticamente invisibles durante el día. Como premio a todo esto se les otorgó una bomba incendiaria.

El proyecto no se aplicó porque para entonces ya tenían en las manos un arma mucho más letal: la Bomba atomica.