Es curioso ver cómo ha cambiado nuestra visión de determinados productos a lo largo de la historia. Si ya hablamos de como  la morfina pasó de ser considerada una solución mágica para muchos problemas a una peligrosa droga, nos vamos a detener en otros productos que hoy sabemos adictivos pero que nuestros antepasados tomaron gustosamente.

La Heroína fue comercializada por Bayer en forma de jarabe en 1898, a los pocos días de aparecer también la Aspirina, ofreciéndose como un anelgésico muy potente además de como remedio para enfermedades pulmonares. Los anuncios publicitarios en los que las madres aparecen dando el jarabe a los niños se generalizan e incluso se llegó a aconsejar el empleo preventivo como forma de mantener a tus hijos alejados de esos incordiantes catarros.

anuncio jarabe de heroina

No sería hasta 1913 cuando se descubrió la peligrosidad de la heroína con lo que Bayer detendrá la producción de inmediato olvidando esos 15 años en los que estuvieron distribuyendo el tóxico producto a los niños de la época.

Pero ni mucho menos quedó la cosa ahí, también al opio se le dieron fines medicinales. Estaba considerado como un remedio milagroso contra el asma que se ingería vaporizado de un cazo hirviente.

Captura de pantalla 2010-02-03 a las 14.12.02

Otro de sus usos más recomendados era para tranquilar a los bebés sobre todo cuando lloraban a causa de los dientes. Sus agotadas mamás ya podrían descansar.

Captura de pantalla 2010-02-03 a las 14.13.15

También la coca tuvo su versión medicinal como remedio indispensable contra el dolor de garganta y el dolor de muelas. Que eras cantante u orador, estas pastillas te garantizaban un rendimiento al máximo y si tu problema era un fuerte dolor de muelas pues unas gotas y listo.

Captura de pantalla 2010-02-03 a las 14.18.17

Captura de pantalla 2010-02-03 a las 14.19.09

PARA SABER MÁS: