La homosexualidad ha recibido un tratamiento muy diferente a lo largo de la Historia. Si ya hablamos de su concepto en la Antigua Grecia o entre los samurais japoneses, éste cambió durante la Edad Media. Aunque a priori podíamos pensar que el peso de la Iglesia significaría su rechazo total no fue del todo así al menos en la Alta Edad Media como nos muestra la Adelphopoiesis o “bodas de semejanza”. No sería hasta el siglo XIII cuando se promulgan leyes que castigan con horca, descuartizamiento u hoguera a los homosexuales.

Pero a pesar de todo esto desde el XVII hay constancia documental de lugares de encuentro para homosexuales en las grandes ciudades. Son las Molly-houses que en el Londres del XVIII se convertirían en los precursores de lo que hoy conocemos como bares gays.

Molly-house

Consistía en un local o taberna donde hombres (de todas las clases sociales) podían encontrar compañeros sexuales. Los locales solían ser regentados por hombres denominados “mollies” que solían vestir ropa de mujer. El más famoso fue el de Mother Clap en el área de Holborn, en Londres.

En estos locales eran muchos los que se trasvestían e incluso se llegaron a desarrollar diferentes actos reivindicativos como por ejemplo matrimonios burlescos o simulacros de nacimientos.

Estos hechos eran verdaderos actos de valentía en una sociedad donde la sodomía estaba castigada con la picota y, en muchas ocasiones con la horca.

Picota para homosexuales

Estamos ante una de las primeras muestras de la lucha por el derecho a normalizar una pulsión sexual diferente.

Fuente: Mother Clap’s Molly House – Gay Subculture in England, 1700-1830 de Rictor Norton