Los cuadros esconden mucho más de lo que aparentemente muestran. Todos conocemos el magnífico cuadro de El Matrimonio Arnolfini obra de Jan Van Eyck, pero ¿alguna vez te has fijado en el efecto del espejo?

Si nos fijamos bien, además de los dos novios aparecen dos personajes más que eran los testigos de la boda y ¿sabéis qué? Uno de ellos era el propio pintor.