Hasta las cosas más sencillas de la vida cotidiana tienen su origen en la historia, los restaurantes, el velo de las novias, los velatorios o la luna de miel, entre otras muchas. Pero lo curioso del tema es que hasta métodos de cocinar como el conocido “Baño María” hunde sus raíces en la historia. ¿Sabías que fue un invento científico de la antigüedad?


Empleamos la expresión “Cocinar al baño maría” para referirnos al procedimiento de calentar algo en un recipiente que a su vez es introducido en otro más grande donde se pone a hervir un líquido, generalmente agua.

El nombre de la técnica parece proceder del latín de la Baja Edad Media “balneum Mariae” y según parece se le atribuye a una tal María la Judía. Hay quienes la relacionan con Miriam, hermana de Moisés, y otros que defienden que se refiere a una de las primeras alquimistas de la historia que vivió y trabajó en Alejandría.

maria-la-judia

Esta María escribió varios libros que se perdieron en la destrucción de la Biblioteca de Alejandría, aunque se la conoce por ser citada por diferentes cientifíficos y alquimistas como Zósimo de Panápolis, Georges de Syncelles, cronista bizantino del siglo VIII o el enciclopedista árabe Al-Nadim de fines del siglo IX.

Gran descubridora de la ciencia práctica, es curioso que  su figura ha sobrevivido hasta nuestros tiempo por el archiconocido cocinar al “baño maría”.

bano-maria