Éste es el nombre con el que pudo ser conocido Marcus Sergius un general romano que luchó en la 2ª Guerra Púnica contra los cartagineses.

No era un militar al uso, sino un romano comprometido con su trabajo, eso no lo puede negar nadie. Fue herido 23 veces y capturado en dos ocasiones por Aníbal perdiendo su mano derecha, hecho que no le detuvo. Se mandó construir una mano de metal que le permitía sujetar el escudo y volvió a la batalla.

No es la primera prótesis de la historia, pero si la primera mano artificial de la que tenemos constancia.