Luis XIV es uno de los reyes más conocidos. Fue el prototipo de rey del Absolutismo y su vida estuvo llena de curiosidades, desde su misteriosa relación con el Hombre de la Máscara de Hierro hasta su particular visión de la higiene.

Desde su nacimiento, el Delfín estuvo muy protegido. De hecho estaba estipulado que no podía dormir ni en lecho de plumas ni en colchones de crin y para evitar accidentes las paredes donde jugaba debían estar forradas por colchones hasta la altura de una persona.

Una curiosidad, cuando dormía siempre debía tener encendida la luz con el objeto de que su sueño no fuera perturbado por fantasmas (¿¿¿???). Su vestidura también estaba regulada: debía llevar vestidos amplios y calzado cómodo, el pelo debía estar bien peinado  y debía tener siempre las manos lavadas.

Pero lo que resulta verdaderamente llamativo era la elección de sus nodrizas. Ésta eran escogidas cuidadosamente, siendo cuatro y con una edad comprendida entre los 22 y los 30 años. Su temperamento debía ser sanguíneo y su humor jovial además de poseer una constitución vigorosa y buen apetito.  Se exigía que tuvieran el cabello castaño o negro (¿¿¿???), dientes sanos, piel blanca y debían carecer de olor corporal.

El cirujano era encargado de extender un certificado de salud de las familias de las elegidas y hasta los vecinos eran preguntados acerca de la conducta de las nodrizas.

Vamos que conseguir este trabajo estaba muy, pero que muy complicado.