Todo para el pueblo pero sin el pueblo

Esta frase resume el espíritu del Despotismo Ilustrado, un sistema político que se dio en algunas cortes europeas en la segunda mitad del siglo XVIII.

Algunos reyes como Carlos III en España, Catalina la Grande en Rusia o Federico II en Prusia, entre otros, fueron los protagonistas del llamado Despotismo Ilustrado.

Fueron monarcas que pusieron en marcha algunas de las ideas ilustradas con la intención de mejorar la vida de sus súbditos. Embellecimiento de las ciudades, potenciación de las meterias prácticas en la enseñanza, construcción de canales y pantanos, mejoras judiciales,…pero sin perder ni un ápice de su poder.

Son reyes absolutos con todos los atributos. En sus reinados no veremos ni de lejos ideas como la división de poderes de Montesquieu, las libertades impulsadas por Voltaire o la Soberanía Nacional de Rousseau. Una cosa era mostrar preocupación por su pueblo y otra muy distinta perder su poder.

¿A que ahora se entiende bien la frase que resume su pensamiento?