Las chapa de identificación es un elemento que los soldados llevan colgando del cuello por una cadena y que permite identificarlo en caso de ser herido o muerto en combate. Pero como tantas otras cosas esto ya lo conocían en la Antigua Roma.

Cada legionario poseía un Signaculum, un colgante de plomo o bronce (según autores) con su identificación que le era entregada tras realizar el juramento. Esta elemento podía ser llevado colgado o bien en una bolsa de cuero en los tobillos.

En el Signaculum aparecían datos personales lo que hace pensar que pudo ser utilizado para computar las bajas en una batalla o como identificación para presentarte en un destino.