El lavavajillas es un elemento básico en nuestras vidas pero ¿sabes cuándo apareció? Nada menos que en el siglo XIX.

Su inventora fue Josephine Cochrane una acaudalada mujer que, pese a no tener que fregar los platos, decidió dar solución a este problema. Así se puso manos a la obra como demuestra su frase

Si nadie inventa una máquina de lavar platos, la inventaré yo misma

Así en 1886 creó su propio aparato lavaplatos mecánico manual que patentó en 1888.

En 1893 ganó el máximo premio a la «mejor construcción mecánica» en la Exposición Universal de Chicago de 1893.

Pero no fue fácil el camino del nuevo aparato. En principio sólo fue aceptado por algunos hoteles y restaurantes y no será hasta los años 50 en que su uso se extenderá entre el público en general.