No es la primera vez que nos adentramos en obras maestras de la pintura en 3D. Ya lo hicimos en el Guernica o en la Capilla Sixtina y hoy nos detenemos en una de las pinturas más famosas del genial Diego Velázquez: Las Meninas.


Estamos ante una de las obras más comentadas y analizadas de la Historia del Arte donde Velázquez nos representa a Felipe IV y su esposa reflejados en un espejo, efecto que para muchos tomó el artista del Matrimonio Arnolfini obra de Jan Van Eyck que, por aquella época, estaba en las Colecciones Reales españolas.

Detalle del espejo de Las Meninas

Espejo Matrimonio Arnolfini

 

Junto a los reyes en el cuadro aparecen la infanta Margarita con sus damas y el propio artista. El hecho de introducirse en la obra y de colocar ésta en su propio estudio ha sido considerado por muchos estudiosos como una manera de reivindicar la figura del artista. Al igual que ocurrió en La Escuela de Atenas de Rafael de Sanzio, el pintor se reivindica como artista y no como artesano. Se coloca de gran tamaño en una obra donde los reyes son diminutos y además están en el taller y no en sus estancias. El hecho de colocarlos reflejados le permite no faltar el protocolo a la vez que deja claro su propósito.

Aquí os dejo un paseo a través del cuadro de Las Meninas en 3D.