Los Kamikazes japoneses son una de las figuras más conocidas de la 2ª Guerra Mundial. Todos hemos oído hablar de estos pilotos suicidas que se lanzaban en picado sobre los portaaviones estadounidenses, pero ni mucho menos fueron los únicos.

El mar también era un terreno donde hicieron aparición diferentes tipos de kamikazes. Además de los Fukuryus y Kaiten también estaban las lanchas Shinyo.

 

Estas lanchas, “el que revuelve el mar”, tenían unos seis metros de eslora. Eran rápidas y estaban tripuladas por un único hombre. Su armamento consistía en dos cargas de profundidad y una carga explosiva en el casco. Su fin era claro: estrellarse contra un navío enemigo a toda velocidad para destruirlo.

Los italianos tenían una lancha parecida, los “Bachini”, pero tenían un importante matiz respecto a las japoneses. Los italianos saltaban de la lancha antes del impacto consiguiendo así salvar su vida.