Miguel Ángel Buonarroti es uno de los grandes artistas de la Historia del Arte universal y como tal ya hemos hablado de él varias ocasiones. Tras dar un paseo en 3D por la Capilla Sixtina o acercarnos a la genial Piedad, hoy nos detenemos en la que muchos consideran su mejor obra: La Batalla de Cascina.


Es curioso, ya que nunca llegó a pintar esta obra de la que sólo realizó un cartón que se perdió y que sólo conocemos por la copia de Bastiano da Sangallo y por dos grabados parciales de Marcantonio Raimondi.

Su origen está en la intención de la Signoria de Florencia para decorar la Sala del Consejo del Palazzo Vecchio. Se encargó un cuadro a Leonardo Da Vinci, La Batalla de Anghiari y otro a Miguel Ángel, La Batalla de Cascina. Resulta curioso que ambos artistas dejasen sin acabar sus obras.

palazzo_vecchio

El tema representado por Miguel Ángel era la victoria de los florentinos sobre los pisanos en la guerra que les enfrentó entre 1362 y 1364. Pero el artista no se centró en luchas ni enfrentamientos sino en un momento previo en el que los florentinos salían precipitadamente del río Arno donde se estaban bañando ante la llegado inminente de sus enemigos.

batalla cascina blanco y negro

El movimiento, los escorzos, la expresividad, la fuerza dramática que desprenden los desnudos hace de esta obra algo único, la mayor fuente de inspiración para los artistas del Manierismo. Fue tal su influencia que son muchos los que dejaron sus opiniones al respecto.

Todos los artistas que vieron el cartón quedaron subyugados y admirados.

Vasari

Mientras estuvieron intactas, fueron la escuela del mundo.

Cellini

Los cartones serían cortados y repartidos culpando de ello algunas fuentes a Baccio Bandinelli, rival de Miguel Ángel, bajo el pretexto de que diferentes artistas tenían que copiarlo para decorar la ciudad con el tema de la batalla en conmemoración de una visita del Papa León X. Hoy sólo se conserva copias parciales, una de ellas, en la colección privada de Holkham Hall, Inglaterra y estudios sobre figuras individuales en el Museo Británico de Londres y en la colección de los Uffizi en Florencia.

estudio batalla cascina individual

estudio batalla cascina