El Jardín de las Delicias es la obra más conocida de El Bosco.

Jardín de las Delicias

Utiliza una técnica miniaturista y un lenguaje simbólico, inspirado en refranes y canciones populares, que a los ojos actuales parece enigmático pero que en su época era de fácil interpretación. A partir de estas alegorías forja una visión pesimista de la existencia humana donde la salvación solo es posible mediante el control de las pasiones.

Sus fantasías oníricas y su imaginación desbordante fueron reivindicadas por los artistas del siglo XX. Los surrealistas le consideraron un precursor y los psicoanalistas, el descubridor del inconsciente.

Aquí El Jardín de las Delicias cobra vida

Desde aquí podéis realizar una visita virtual del famoso cuadro.

Vía: Kuriositas y Fogonazos