En torno a los Neandertales siempre gira un halo de misterio. Los investigaciones no cejan en torno a este homo y, aunque no dejan de producirse novedades, el misterio en torno a su desaparición no estaba claro.

Existían numerosas teorías sobre si se mezclaron con los Homo Sapiens procedentes de África o si fueron aniquilados por estos, pero ahora han aparecido importantes novedades.

Dos investigadores del Departamento de Arqueología de Cambridge, Sir Paul Mellars y Jennifer French, han aportado luz sobre el asunto en un artículo publicado en la revista “Science“.

Los Neandertales habían dominado Europa durante unos 300.000 años y hace unos 40.000 años se extinguieron. Los investigadores ingleses,  han realizado un análisis de las evidencias arqueológicas encontradas en la región de Périgord, en el suroeste de Francia, región que contiene la mayor concentración de neandertales y asentamientos de los humanos modernos en Europa, llegando a interesantes conclusiones.

Han conseguido demostrar que los Homo Sapiens procedentes de África, anatómica y genéticamente más modernos, penetraron en el continente europeo en un número diez veces superior a la población neandertal existente.

Las investigaciones revelan un fuerte aumento de sitios ocupados, densidades más altas de los residuos de la ocupación (es decir, herramientas de piedra y restos alimenticios de origen animal) y unos grupos mucho mejor integrados socialmente. La aparición a gran escala de artículos de decoración, las marcas en huesos y herramientas que nos hablan de sistemas “simbólicos” o el arte nos sitúa ante grupos con un sistema de comunicación mucho más complejo y avanzado.

Este nuevo homo, reemplazó en el continente a las antiguas poblaciones de Neandertal que fueron siendo relegadas a las áreas marginales, lo que sin duda provocó conflictos entre ambos grupos. El resultado es obvio, un grupo más numeroso, con una tecnología superior (lanzas de más alcance) y más coordinado tiene muchas más garantías de éxito.

Gracias a este nuevo estudio se demuestra por primera vez la supremacía en número de los Sapiens sobre los Neandertales resolviendo, al menos en parte, uno de los grandes misterios de la evolución humana.