Ya hemos hablado en diferentes ocasiones de lo importante que era en el Antiguo Egipto la observación de los astros. Para poderla llevar a cabo empleaban fundamentalmente tres instrumentos.

El primero de ellos eral el Gnomon, un palo vertical que medía la altura del Sol a partir de la proyección de su sombra.

El segundo instrumento era el Merjet que se utilizaba en la astronomía lunar. Se trataba de una plomada con un mango de madera y se utilizaba para realizar un seguimiento de la alineación de las estrellas con el fin de conocer la hora nocturna, siempre que las estrellas pudieran verse.

El tercer instrumento era el intercolumpio, un palo ahorquillado usado en la observación de las estrellas.