Son muchas las iglesias originales, pero sin lugar a dudas ésta bate récords: la iglesia flotante de El Redentor. La iglesia estaba preocupada por acercar a los marineros, estibadores y sus familias la fe siguiendo la frase de “si Mahoma no va a la montaña…..” y se les ocurrió una idea, construir una iglesia que se desplazase hasta ellos.

Iglesia flotante de El Redentor

Fue una iniciativa de la Asociación Misionera de los eclesiásticos para los marineros del puerto de Filadelfia, Camden, y Wilmington en un tramo de ochenta kilómetros del Delaware.

Siguiendo el diseño de Clement L. Dennington se construyó la iglesia de El Redentor sobre los cascos de barcazas de 100 toneladas atadas entre sí y separadas diez pies de distancia. Su coste ascendió a  5270 dólares, se empezó a construir en 1847 y fue consagrada en diciembre de 1848.

Se construyó en madera en estilo gótico rural o “gótico del carpintero” utilizando arcos apuntados, gabletes empinados y un campanario de 75 metros de altura. Su interior fue pintado para parecerse a la piedra rojiza y estaba lleno de magníficas pinturas al fresco. Tenía capacidad para 600 feligreses, pero pocos terminaban los oficios debido a los problemas para mantenerse en pie y los mareos permanentes que sufrían. Era constante que la iglesia se inclinara peligrosamente e incluso una vez llegó a hundirse.

Iglesia flotante de El Redentor

Esta singular iglesia perduraría hasta que se erigió una nueva iglesia del Redentor en 1857 en la costa de Filadelfia. Su fama fue tal que un modelo de la misma se expuso en la sección americana de la Gran Exposición de Londres de 1851.

Fuente: The Floating Church And Its Successors Along The Delaware de Harry Kyriakodis