En estos días de calor que estamos pasando todos buscamos refrescarnos con un buen helado. Este rico alimento tiene su origen en un lugar y un tiempo bastante lejanos.

No hay acuerdo entre los historiadores, aunque mayoritariamente defienden que fue en la antigua China en el siglo VII aC cuando apareció este delicioso alimento. Según parece el primer helado de la Historia estaba hecho a base de frutas y miel y se enfriaba mezclándolo con la nieve de las montañas.

Pero evidentemente no fueron los únicos en caer rendidos ante este manjar. Los persas en el siglo V aC tomaban un helado mezcla de sorbete y pudin que enfriaban con hielo mezclado con azafrán. Alejandro Magno o Nerón también fueron fans declarados del helado de miel y frutas y los árabes lo perfeccionaron añadiendo más ingredientes.

Los helados llegarían a Europa de mano de Marco Polo, precisamente son muchos los que consideran que su apellido es el origen de los tan famosos polos.

Será a partir del siglo XVI cuando se popularizaron las técnicas de conservación y cuando se incorporará la leche en su elaboración.