Si pensamos en los druidas a nuestra mente viene el archiconocido Panoramix, ese personaje que acompañaba a Astérix y Obélix y que confeccionaba la poción mágica que les daba una fuerza sobrehumana. Pero los druidas son mucho más que un personajes de cómic.

Formaban una clase social independiente y muy importante dentro de las tribus celtas. Tradicionalmente se les ha visto como sacerdotes o magos, pero su función iba más allá, eran sabios dominadores de varias disciplinas. Eran médicos, filósofos, astrónomos,…, grandes personalidades que se consideraban intermediarios entre la vida terrenal y los dioses con los que conectaban gracias a ritos y sacrificios. Entre ellos destacaban el culto a plantas mágicas como el muérdago, aunque el roble y el avellano también eran venerados.

druidas

Con la conquista romana se prohibió su difusión y fueron perseguidos por la iglesia católica durante la Edad Media al relacionarse sus ritos con el paganismo.

A principios del siglo XVIII William Stukeley se erigió como padre de los druidas modernos al relacionar a Stonehenge con la religión celta. Esta relación nunca ha sido probada aunque esto no ha impedido que hasta hoy grupos de personas se desplacen hasta allí para celebrar el solsticio de verano.

druidas en stonehenge

PARA SABER MÁS: