El hipocausto es un sistema de calefacción llevado a cabo por el ingeniero romano Cayo Sergio Orata en el siglo I a.C.

esquema-hipocausto-roma

Su funcionamiento es bien sencillo. Se instalaba un horno de leña fuera de la casa y, para distribuir el calor, se hacían pasar los humos por un “falso suelo” elevado con pequeños pilares de ladrillo de en torno a medio metro de altura.

Estos humos eran conducidos a través de huecos practicados en el interior de las paredes, humeros o chimeneas, hasta la parte alta del edificio donde salían al exterior. De esta forma, se conseguía aumentar la temperatura del suelo y las paredes.

hipocausto-antigua-roma

Su uso fundamental era en las termas, aunque también disfrutaron de este sistema las casas particulares más ricas.

Estamos ante un antecedente de la calefacción central por medio de suelo radiante.