La figura de los kamikazes es muy conocida en la 2ª Guerra Mundial. La imagen de esos jóvenes pilotos lanzándose sobre los portaaviones estadounidenses lo hemos visto hasta la saciedad en películas y documentales de la época, pero no ocurre lo mismo con los Furkuryus y los Kaiten ¿sabes qué eran?

Eran kamikazes submarinos y unas armas muy útiles para la defensa de las islas. Cuando en los últimos meses de la guerra los japoneses tuvieron que defender isla a isla se vieron en la necesidad de diseñar un sistema de minas que los protegiese del avance aliado. Las tradicionales minas estáticas no eran efectivas por la orografía del terreno y por ser fácilmente detectables, así que se les ocurrió una nueva arma: Minas humanas o Fukuryus.

minas-humanas

Eran buzos kamikazes que esperaban en el fondo del mar emboscados hasta que veían un barco. Entonces se acercaban y hacían detonar una bomba de 15 Kg que llevaban adosada en una especie de lanza.

No estaban solos en las profundidades marinas, también estaban los Kaiten. Era otro tipo de unidad suicida muy parecidas a los kamikazes tradicionales nada más que bajo el agua. Eran torpedos comandados por un piloto que impactaban en los bombarderos americanos.

kaiten

Este tipo de armas tuvo una vida corta al terminar la guerra en el Pacífico con la rendición japonesa del 2 de Septiembre de 1945, pero si tuvieron un gran impacto psicológico en sus enemigos.

PARA SABER MÁS: