El poder es el afrodisiaco más fuerte.

La diplomacia es el arte de limitar el poder.

Henry Kissinger, Premio Nóbel de la Paz e instigador de golpes de estado