Europa se cubrió con el manto blanco de las iglesias

Raúl Glaber

En el siglo XI, este monje borgoñés recogió en sus Crónicas esta frase para hacer referencia a la enorme fiebre de reconstrucción arquitectónica que vivió Europa.

Tras la destrucción provocada por las segundas invasiones en estos momentos se vive una fiebre de reconstrucción debida a varios motivos. La mayor estabilidad política, las nuevas roturaciones de tierras o la revitalización comercial tras las Cruzadas son algunas de ellas, pero fundamentalmente será el agradecimiento el que mueva este afán por construir.

El Terror del Año 1000 había llevado a las gentes del momento a entregarse a todo tipo de penitencias esperando el fin del mundo. Cuando pasó la fecha fatídica y no pasó nada y ocurrió otro tanto de lo mismo en el 1033 aniversario de la muerte de Cristo un ambiente de optimismo se extendió por Europa.

Consecuencia de ello es la profusión de iglesias que se construyeron a lo ancho del continente. Estas construcciones serían realizadas en estilo Románico, el primer estilo internacional.

PARA SABER MÁS: