El Ángelus es quizás  la obra maestra de Jean-François Millet (1814/1875) uno de los grandes maestros del Realismo. Fue una obsesión para Salvador Dalí que confesó que se sintió impresionado por este cuadro que siempre estuvo presente en su vida debido a la reproducción que su padre tenía en el despacho. En la década de los 30 volvió a su vida y lo convirtió en una fijación que le llevó a hacer una segunda lectura de la obra.

El cuadro muestra un atardecer con dos campesinos orando y dando gracias a Dios por la cosecha obtenida después del arduo trabajo de varios días. Ambos agachan las cabezas piadosamente mientras a sus pies podemos observar una cesta llena con los frutos del campo.

Esto no convenció al gran pintor del Surrealismo que se sumergió en el estudio del cuadro. Tanto le absorbió que llegó a recoger sus reflexiones en un libro “El mito trágico del Ángelus de Millet” y realizó diferentes versiones de la obra.

el-mito-tragico-del-angelus

Sumergido en su estudio de la obra, llegó hasta tal punto que solicitó al Museo del Louvre que lo analizasen con rayos X, descubriendo un ataúd infantil debajo del saco de patatas. Por lo que, este sería su hijo y los campesinos no se encontrarían rezando el Ángelus para agradecer por sus cosechas sino que lo estarían haciendo por su pequeño recientemente muerto. Al parecer Millet, había ocultado el ataúd puesto que pensaba que el tema no sería bien acogido por la burguesía parisina.

Parece ser que al final Dalí no estaba tan loco como se pensaba ¿no crees?

angelus-millet-y-dali