Las arrugas ya suponían un gran problema en la Antigua Roma.

Estetica en la Antigua Roma

No es de extrañar después de hablar hablado de lo importante que era ser fashion para los romanos. Depilación o peinado eran aspectos muy cuidados y evidentemente el rostro no lo iba a ser menos.

Las mujeres romanas tenían un truco para evitar que su piel se estropeara con arrugas. Para retrasar la aparición se frotaban la cara hasta 700 veces al día y para disimularlas se untaban el rostro con una mezcla de harina de habas con caracoles secos al sol y pulverizados.

Vía: Vida cotidiana en la Roma de los Césares: Amparo Arroyo de la Fuente.