Me encanta el cuadro de La escuela de Atenas de Rafael de Sanzio. Todos sabemos que es una obra maestra del Renacimiento y de toda la Historia del Arte. Pero la verdad es que esconde algún que otro secreto. ¿Queréis saber cuál?

Estamos en el Templo de la Sabiduría de la antigua Atenas y en su centro aparecen Platón y Aristóteles dialogando mientras se acercan a un grupo de sabios de la Antigüedad. Hasta aquí vale, pero lo curioso es que los rostros de estos sabios están inspirados en los grandes artistas del Renacimiento. Así Leonardo da rostro a Platón y Bramante a Euclides. Heráclito que se recosta en el suelo tiene el rostro de Miguel Ángel y Rafael pone su propio rostro a un joven con birrete negro situado en la parte inferior del cuadro.

Personajes Escuela de AtenasEsto tiene su razón. El artista está reivindicando su figura y la de sus colegas. En estos momentos todavía se consideraba a los artistas como artesanos y de esta manera Rafael de Sanzio deja claro que ellos son tan importantes como los grandes sabios de la Antigüedad. No será la única vez que suceda, algo muy parecido hizo Velázquez en Las Meninas.