El virus de la gripe (o influenza, por la supuesta influencia de los astros, según se creía en el siglo XVI) surge de forma estacional. Pero si una epidemia de gripe ha pasado a la Historia ha sido la Gripe española que mató entre 50 y 100 millones de personas en todo el mundo entre 1918 y 1919.

La enfermedad se observó por primera vez en el campamento militar de Fort Riley en Kansas (Estados Unidos) el 11 de marzo de 1918. El  hacinamiento de los cuarteles y la falta de higiene proporcionaron el caldo de cultivo para que el virus se expandiera con fuerza. Seis días después del primer caso ya había 522.

gripe española

Al comienzo no resultaba más letal que la gripe estacional, pero en el verano de 1918 mutó convirtiéndose en el agente letal más temible de la historia. La segunda oleada que la convertiría en una pandemia a nivel mundial se registró el 22 de agosto de 1918 en Brest, el puerto francés por el que entraban la mitad de las tropas norteamericanas que se incorporaban al conflicto que estaba asolando Europa. El movimiento de personas que supuso el fin de la Primera Guerra Mundial ayudó a su extensión por todo el mundo. Solo 6 meses después de su entrada por Francia, la gripe se había extendido a todos los continentes.

gripe española

Los últimos estudios señalan su origen animal, así habría pasado de las los pájaros a los cerdos y de estos a los hombres.

spanish_flu

Era curioso que,  frente a otras pandemias que atacaban a la población más débil, esta hizo mella fundamentalmente a la población entre 20 y 40 años. La enfermedad provocaba complicaciones pulmonares, de manera que los enfermos morían literalmente ahogados. Las manchas púrpuras en los pómulos era el comienzo y a las pocas horas las manchas se volvían negras y si se extendían por el cuerpo ya no había solución. Aparte de las complicaciones pulmonares conocidas, esta gripe afectaba especialmente al sistema neurológico, provocando la llamada encefalitis de Von Economo.

Está claro que la 1ª Guerra Mundial no ayudó a mitigar los estragos de la enfermedad (hacinamiento en las trincheras, desnutrición, falta de medicamentos,…), pero es curioso que la enfermedad causase la misma proporción de muertos en las neutrales Suecia y Suiza como en Francia y Alemania.

El origen del nombre, Gripe española, no fue porque se originara en España sino porque, al no estar directamente nuestro país involucrado en el conflicto, la prensa informaba sin censura, al contrario que en otros países donde se ocultaba la información por no desmoralizar a las tropas. De todas formas, la enfermedad también causó estragos en España donde fallecieron más de 150.000 personas, llegando a enfermar Eduardo Dato y hasta el propio rey, Alfonso XIII.

Ninguna epidemia tuvo tal impacto. La  India fue el país que más muertes registró (más de 14 millones), aunque las comunidades más afectadas fueron las islas del Pacífico Sur. La gripe llegó cuando el gobierno local (era dominio británico) envió un buque con alimentos y suministros y también con la enfermedad. En solo un mes había muerto el 20% de la población de Samoa Occidental. 

El equipo de Jeffrey Taubenberger reconstruyó en 2005 el virus de la gripe española, llegando a la conclusión de que casi todos los casos de gripe A en el mundo (excepto las infecciones humanas por virus aviares como el H5N1 y el H7N7), han sido causadas por descendientes del virus de 1918. Por ello se refieren a ella como “la madre de todas las pandemias”.