El envenenamiento por plomo era un verdadero problema en la Antigua Roma.

Ya os hemos hablado del Saturnismo y sus graves efectos y como las ánforas de vino era una de sus principales causantes. Pero ni mucho menos eran las únicas.

Otra de las causas de este envenenamiento por plomo estaba en las tuberías que transportaban el agua. Ya fuera por ingestión o por disfrutar de un baño en las termas, los antiguos romanos se envenenaban.

Otras formas de envenenamiento era comiendo queso infectado con las bacterias que producían las terribles fiebres de Malta o por culpa de los contenedores de alimentos que volvían tóxica a la comida que se guardaba en ellos.

Por último los cosméticos, muchos de ellos elaborados con plomo lo que provocaba más de un envenenamiento entre sus usuarios. Esto no es de extrañar conociendo lo fashions que eran los antiguos romanos.

Vamos que la vida diaria de los romanos estaba llena de peligros.

Vía: Daniel Egipto Roma