La práctica del leasing es muy conocida y practicada hoy día. Pero esta práctica no es tan nueva como nos creamos, ya existía un tipo de leasing en la Edad Media: Donarse al Temple.

El acto de donarse a la Orden del Temple daba al donado grandes beneficios y privilegios. Así disfrutaba en vida de una serie de beneficios fiscales y espirituales además de contar en todo momento con la protección de los caballeros templarios. ¿Qué se llevaba la Orden a cambio de todo ello?

Se convertía en el heredero de los bienes del donado cuando éste fallecía.

Fuente: Los Templarios y otros enigmas medievales de Juan Eslava Galán