El Antiguo Egipto nunca dejará de soprendernos. Gracias a la tecnología se han descubierto 17 nuevas pirámides que completarán las conocimientos que tenemos sobre esta siempre llamativa etapa de la historia.

Gracias a un proyecto financiado por la NASA y basado en imágenes de alta resolución e infrarrojos se ha descubierto este tesoro arqueológico bajo el desierto egipcio: 17 nuevas pirámides, más de mil tumbas y tres mil asentamientos. No hay duda que con la introducción de estos avances se están ampliando de una manera sorprendente los límites en los que hasta ahora se movía la arqueología.

Gracias a estos avances se pueden identificar distintos materiales bajo tierra e incluso es posible ver las formas de casas, templos y tumbas. Esto es posible debido a que los egipcios construyeron con ladrillos de barro, un material más denso que el suelo que lo rodea. Momias, sarcófagas y sus tesoros esperan para ser estudiados.