En el Antiguo Egipto tenían la costumbre de maquillarse los ojos de negro, pero detrás de esta costumbre había más que simple estética.
Un grupo de científicos franceses del Centro Nacional de Investigación Científica basándose en 52 muestras de maquillaje del antiguo Egipto guardadas en el Museo del Louvre han demostrado que su uso esconde más de lo que se creía hasta entonces. En los cosméticos en general y en el maquillaje negro de los ojos en particular los antiguos egipcios usaban una serie de sustancias basadas en mineral de plomo.

Algunos egipcios pensaban que este maquillaje jugaba una función mágica, en la que los antiguos dioses Horus y Ra protegían a quienes los lucían contra varias enfermedades y ahora la ciencia les ha dado la razón.

Gracias al descubrimiento de estos científicos franceses podemos suponer que el maquillaje era utilizado para prevenir o tratar enfermedades oculares ya que actuaba como desinfectante. El óxido nítrico permite reforzar el sistema inmune y ello le daba un importante papel frente a las infecciones oculares usuales en la zona del Nilo.