Civilizacion maya

Los mayas están rodeados de misterios e incógnitas. Sus profecías sobre el fin del mundo recogidas en su calendario o su indescifrable escritura resultan muy complicados, cuando no incomprensibles, para nosotros, pero ¿cómo eran en su día a día?

Se localizaron en torno a la Península del Yucatán ocupando una amplia zona que abarcaba el sur de México, El Salvador, Belice, Guatemala, Honduras y Nicaragua.

Localizacion de los mayas

Como la sangre maya sigue corriendo hoy por las venas de los actuales habitantes de las zonas donde se dio esta cultura podemos extraer información que, sumada a lo que ya se conoce,  nos permite conocer cómo era este pueblo.

Físicamente eran tipos de ojos oscuros y almendrados y con una cabeza muy particular. Tenían el cabello negro y liso, la cara ancha, los pómulos pronunciados, la nariz curva y el labio inferior ligeramente descolgado. Sus cuerpos eran sólidos y fuertes y sus piernas muy musculosas.

Por lo que respecta a su carácter eran reservados, de carácter apacible y amantes de las bromas. Daban gran importancia a la higiene bañándose varias veces al día, eran fatalistas y supersticiosos, además de buenos observadores y amantes del orden.

Su sistema político se basaba en una especie de régimen autonómico compuesto por una serie de ciudades-Estado ligadas  entre sí por un complejo entramado cultural de creencias, ritos y saberes. A diferencia de otros pueblos de la zona como aztecas e incas, jamás llegó a existir un emperador maya. Como curiosidad señalar que las impresionantes ruinas de Chichén Itzá, Tikal, Palenque o Copán no fueron ciudades en el sentido actual de la palabra, sino puntos de concentración de personas. La gente no vivían en estas zonas, sino que se reunía allí para comerciar, asistir a ritos o ceremonias o para jugar.

Cultivaban maíz, frijoles, calabazas y chiles y les gustaba tomar chocolate mezclado con maíz y aderezado con picante. Dormían sobre esteras y hamacas, manejaban cuchillos de obsidiana y hacían fuego frotando maderes especiales.

Durante mucho tiempo se les ha considerado una sociedad culta, tolerante y abierta muy alejada de la civilización azteca, pero hoy sabemos que también ellos practicaron los sacrificios humanos para honrar o aplacar a sus dioses. En la sociedad maya se concedía mucha importancia a la familia y les gustaba trabajar en grupo. Además había pocos mendigos y practicamente no había delincuentes.

Sus avances en matemáticas y astronomía fueron prodigiosos y eran muy buenos ingenieros de caminos como demuestra la construcción de la calzada que comunicaba Cobá con las cercanías de Chichen Itzá. Tenía 100 kilómetros de largo y una anchura media de 10 metros y todo esto lo construyeron  sin bestias de carga e ignorando el uso de la rueda.

Eran excelentes tejedores, bordadores y tintoreros desarrollando un tinte de color azul turquesa cuyo secreto desapareció con ellos. Además contaban con una extraordinaria capacidad artística con una búsqueda de perfección que se refleja tanto en la escultura como en la pintura mural.

Buenos pues ya conocemos un poco más a este siempre atractivo pueblo.

Fuente: Breve historia de los mayas de Carlos Pallán.