No existe nada más tonto que inventar.

James Watt, matemático, ingeniero e inventor de la máquina de vapor.