La jubilación es un tema que constantemente vemos en las noticias. Esta prestación es parte básica de los derechos sociales conseguidos en el país, pero su aparición viene de mucho tiempo atrás. Como tantas otras cosas surgió en la Antigua Roma.

Cayo Mario político y militar romano protagonista clave en los acontecimientos que formaron parte de la convulsa historia de finales de la República, destacó entre otras muchas cosas por las reformas militares que realizó y entre las que podemos destacar el invento de la jubilación.

Entre los cambios más importantes llevados a cabo por Cayo Mario estaba la posibilidad de que las personas sin tierras ni propiedades, también denominado censo por cabezas se alistara en la milicia para un plazo de 25 años. Esto permitió que aumentase considerablemente el número de soldados y dio como resultado un éjercito profesional.

En el marco de estas reformas Mario inventó lo que podemos denominar  jubilación. Logró promulgar una legislación que otorgaba una serie de beneficios a los soldados que dejaban de servir al ejército. A los 45 años los militares que terminaban el servicio recibían por un lado una pensión de su general y, por otro lado, una porción de tierra en alguna zona conquistada a la que podían retirarse.

Esto les permitía un retiro sin preocupaciones. Si es que los romanos estaban en todo ¿no os parece?