Muchas catedrales góticas presentan un laberinto en su pavimento, de cuya funcionalidad no estamos muy seguros.

Una de las hipótesis más aceptadas piensa que pudo servir de sustitución del peligroso peregrinaje a Jerusalén. De esta forma el peregrino debía recorrer de rodillas todo el laberinto mientras rezaba y meditaba hasta llegar al centro consiguiendo así el perdón por sus pecados.

Los defensores de esta teoría se apoyan en que algunos de estos laberintos fueron conocidos como “Chemins de Jérusalem” (Caminos de Jeresalén), pero sus detractores señalan que la reducida longitud de estos laberintos no podría sustituir una peregrinación ni justificar una penitencia.

Uno muy curioso lo encontramos en la Catedral de Chartres.

Laberinto-Catedral-Chartres

Es el único que se conserva in situ y ocupa todo el ancho de la nave central. Presenta 16 metros de diámetro y 264 metros de recorrido a través de 11 círculos concéntricos. Como curiosidad matemática, su diámetro es exactamente el mismo que el que tiene el rosetón de la fachada principal.

La catedral de Reims también tuvo su laberinto.

Laberinto Reims

Era un octógono con cuatro octógonos más pequeños situados en las esquinas. En el centro estaba el Obispo Humbert y en los lateriales figuras humanas concretamente Jean D’Orbais, Jean Le Loup, Gaucher de Reims y Bernard de Soissons, los cuatro artistas más importantes de la catedral. Estaban representados con atributos de su profesión: uno tenía la escuadra, otro un compás, el tercero una cuerda con nudos para medir y el último levanta el dedo índice para ordenar. Una parte del laberinto fue destruido en 1779,

Otro curioso laberinto lo encontramos en la catedral de Amiens.

Laberinto catedral Amiens

Presenta 14 metros de diámetro y tiene un diseño octogonal. En su centro encontramos un octógono con una cruz en su interior y ocho figuras. Cuatro de ellas son ángeles, la quinta es un obispo y las otras tres representan a constructores concretamente los arquitectos de la catedral Robert de Luzarches, Thomas y Renaut de Cormont) portando una regla, una escuadra, un compás y un nivel. El laberinto de Amiens que vemos hoy es fruto de una reconstrucción en el siglo XIX.

centro laberinto catedral amiens