En Berlín está una de las esculturas consideradas más bellas dentro de la Historia del Arte, el Busto de Nefertiti. Sorprende y deslumbra a los que lo ven y no es para menos, de hecho su nombre significa “la belleza ha llegado”. Pero cosas de la vida, ahora resulta que no era tan perfecta sino que tenía unos retoquillos.

Según científicos alemanes, el escultor Tutmés al representar a la esposa de Amenofis IV, también conocido como Akenatón, matizó sus rasgos para embellecerla. Según parece tenía arrugas en la comisura de los labios y en las mejillas, unos pómulos menos prominentes y una nariz imperfecta.

El artista habría decidido añadir sobre el núcleo de piedra caliza diferentes capas de distinto grosor de estuco para suavizar los rasgos y embellecerla. Utilizando los últimos avances tecnológicos hoy se ha podido estudiar profundamente todas las capas apreciando la diferencia entre la primera y la última capa, o sea de como era y de cómo ella quería ser.

Retoques busto Nefertiti

Aquí os dejo una recreación de cómo sería su verdadero rostro.

Nefertiti

Esto para que veamos que los retoques de muchas famosillas de hoy utilizando el Photoshop están inventados desde hace mucho.