Ha sido muy común en las guerras mundiales utilizar animales como arma. No hay más que recordar a los perros bombas soviéticos, a los murciélagos estadounidenses o a las ratas británicas, pero no fueron los únicos. Hoy vamos a detenernos en las bombas gato.

Las bombas gato

Los gatos ya habían sido utilizados como arma anteriormente, no hay más que recordar cómo los utilizaron los persas en la Batalla de Pelusium, pero los Estados Unidos en la 2ª Guerra Mundial dieron una vuelta de tuerca.

Los estadounidenses tenían un problema a la hora de dirigir las bombas hacia las naves enemigas así que se les ocurrió una brillante idea. Como a los gatos no les gusta mucho el agua, si se les unía a una bomba su instinto les haría conducirla hasta la cubierta del barco que se quería destruir. Vamos lo que viene siendo un misil teledirigido de bajo coste que evidentemente fue un fracaso.

Aquí tenéis un vídeo que explica cuál era el sistema.