Un 24 de Agosto del año 79 el Vesubio entró en erupción sepultando Pompeya y otras localidades vecinas como Herculano o Estabia.

Erupción del Vesubio

Este es un suceso muy conocido, pero no tanto la segunda destrucción que sufrió la ciudad. Fue otro 24 de agosto, fecha fatídica para Pompeya, el de 1943 cuando un grupo de bombarderos aliados bombardeó la zona.

Bombardeos aliados

Esta destrucción fue causada por una absurda competición entre aliados ingleses y estadounidenses que querían demostrar si eran más eficaces los bombardeos nocturnos o diurnos. Así las bombas británicas de día y las americanas de noche destruyeron sin descanso este lugar único.

Así desde el 24 de agosto al 20 de septiembre lanzaron en la zona 190 bombas de 400 kilos que destruyeron la casa de Triptólemo, la casa de Rómulo y Remo y la dos primeras salas del Museo Pompeyano. En estas salas se custodiaban miles de objetos rescatados en las excavaciones iniciadas en 1748 por orden de Carlos III.

Pero no solo fueron los daños inmediatos de las bombas, ya que estas removieron el terreno provocando que las lluvias de los años sucesivos destruyesen frescos y muros. Todavía hoy siguen apareciendo bombas sin explotar en las ruinas.

Este suceso ha quedado en el olvido durante mucho tiempo, una prueba más de que la historia la escriben los vencedores.

PARA SABER MÁS:

  • Documentales difundidos por el diario “La Repubblica” que muestran Pompeya en los años 20 y 30 (en italiano).