El día 6 de Agosto de 1945 los Estados Unidos lanzaron sobre Hiroshima la primera bomba atómica. Pero no fue la única. Tres días después, el 9 de Agosto lanzaron la segunda sobre Nagasaki cuyos efectos fueron mucho más devastadores. Las bombas nucleares harían que la guerra terminara días después con la rendición incondicional de Japón.