El Batallón Fantasma es el nombre con el que se conoce a un batallón de soldados estadounidenses durante la 2ª Guerra Mundial.

El camuflaje y el arte del engaño no era nada nuevo, pero lo de este batallón fue diferente. Tras el Día D desembarcó en Francia un batallón de 1100 hombres con el fin de engañar al ejército nazi.

Esta 23ª unidad de las Fuerzas Especiales estaba formado por artistas, diseñadores, técnicos de sonido, agentes de prensa, maquilladores y fotógrafos profesionales, y su labor consistía en fabricar un ejército falso de tanques, jeeps y cañones. El objetivo era distraer al enemigo y así permitir que las verdaderas tropas avanzaran sin problemas.

La insignia que los representaba tenía las siguientes inscripciones

Vamos a simular lo que no existe.

Lo que es real se debe camuflar.

Pero este emblema nunca pudo utilizarse de forma oficial, ya que la unidad se mantuvo en el más absoluto secreto hasta 1996.