El cuarto de baño es un elemento fundamental en nuestros hogares. ¿Os imagináis lo duro que debía resultar en la en el Antiguo Egipto hacer sus necesidades?

En Egipto existían varias modalidades. Que vivías en las afueras o cerca del Nilo, pues nada un hoyo en el suelo y después cubrirlo bien para ocultar los restos, pero la cosa no era tan fácil en las ciudades. Para ello encontramos baños y, no sólo en los palacios y mansiones, sino también en hogares de gente más sencilla.

Este baño constaba de una losa de caliza delimitada por dos muros adyacentes recubiertos de caliza con la idea de que las salpicaduras no estropearan el adobe de la construcción. En el suelo se colocaba un caño que llegaba al exterior de la vivienda o a un gran recipiente situado en la parte inferior.

baño antiguo egipto

Pero claro existía el problema de una urgencia que te impidiese llegar al baño sobre todo si vivías en un gran palacio y a los egipcios se les ocurrió la solucion: un retrete portátil. Consistía en un taburete con un hueco en el centro al que se colocaba un recipiente de cerámica debajo para servía pare recoger lo expulsado.

retrete portatil egipto

Estos retretes han aparecido en algunas tumbas, cosa lógica ya que se enterraban con todos los objetos de esta vida que podían servirles en la futura. Una curiosidad, junto a estos objetos se ha encontrado  una caja de adobe que se cree contenía arena para echar sobre las deposiciones.

La mayoría de todo lo conservado es del período de Amarna durante el mandato de Akhenaton. Ahora ya sabemos que Amenofis IV, además de revolucionar el mundo egipcio, fue un tipo limpio y aseado.