Las atrocidades cometidas por Stalin son muy conocidas. Las purgas y la represión contra cualquiera que discutiera alguna de sus decisiones fueron uno de los grandes puntos negros de la historia de la URSS. En la esta nefasto período encontramos una de las mayores atrocidades de la historia: La autopista de Kolyma más conocida como Vía de los Huesos.

Como cualquier dictadura el régimen de Stalin se fijó grandes objetivos que le ensalzaran. Así junto a las colectivizaciones en el campo y los grandes planes quinquenales en la industria, el stalinismo planeó una gran serie de construcciones por todo el país. Entre ellas se decidió construir una autopista que conectase las regiones orientales de Yakutsk y Magadan con el banco este del río Lena.

autopista de kolyma

Además de las dimensiones grandiosas de la obra, ésta tendría que realizarse en un paisaje inhóspito con temperaturas que oscilaban entre -70º y -60º. Esto no era un problema para el régimen que decidió utilizar mano de obra «esclava» procedente del campo de concentración de Sevvostlag.

Kolyma

Ante las gélidas temperaturas muchos de los trabajadores se dejaban morir sentándose al borde de la autopista.

Trabajador-congelado-kolyma

Pero las atrocidades no quedaron en esto, los huesos de los muertos se utilizaron como material poroso en la mezcla utilizada para realizar la base de la ruta. Los huesos reemplazaron la capa de piedra gruesa compactada sobre la que se asienta el asfalto.

Una ruta escalofriante que nunca debe olvidarse que fue hecha con el sufrimiento y la muerte de miles de personas cuyo único delito fue pensar diferente a la doctrina oficial dictada por Stalin.

PARA SABER MÁS: