Las primeras observaciones sobre eclipses de Sol y Luna que están registradas se dieron en Mesopotamia hacia el 750 a.C.

En unas 70 placas no sólo recogieron los fenómenos que observaban, sino que usaron estos modelos para predecir eclipses futuros mediante las matemáticas.