Dentro de la política de control de la información y propaganda en la Alemania nazi se quiso controlar el Arte.

Hitler en la exposicioon de arte degenerado

Así se etiquetaron como “Arte Degenerado” unas 21.000 obras que fueron retiradas en 1937 de los museos y colecciones privadas alemanas por ir en contra de los principios del Nazismo y lo que se consideraba el “Arte heroico”.  Con esta medida una gran cantidad de obras pertenecientes a las Primeras Vanguardias, sobre todo del Expresionismo alemán, fueron condenadas.

Se consideraba un arte influido por bolcheviques y judíos y sus autores fueron sancionados. Así grandes artistas de estos movimientos perdieron sus puestos de profesor o se les prohibía exhibir o vender sus obras.

Unos 1.400 artistas quedaron desprestigiados y muchos fueron perseguidos, entre ellos, Ernst Barlach, Max Beckmann, Oskar Schlemmer, Marc Chagall, Franz Marc o Emil Nolde.

De las miles de obras requisadas, se escogieron 650 para una exposición en Munich conocida como Entartete Kunst o “Arte Degenerado”. Permaneció abierta al público desde el 8 de Noviembre de 1937 hasta el 31 de Enero de 1930 con más de 3 millones de visitantes.

Colas para ver la exposicion de Arte Degenerado

Viajaría después a once ciudades más de Alemania y Austria. El objetivo de la muestra era

Hacer desaparecer el pseudoarte que no expresa el carácter heroico, puro y superior de Alemania.

Paralelamente a la organización de aquella muestra, fue legislada la Gesetz über ‘die Einziehung von Erzeugnissen entarteter Kunst’ (Ley sobre la confiscación de las obras de arte degenerado), que desarrollaba el mismo principio y que permitía al Estado nazi decidir qué obras de arte tenían derecho a ser exhibidas y cuáles no.

En los meses en que la exposición estuvo abierta, las obras sufrieron tachaduras e incluso mutilaciones y junto a ellas los nazis colocaron pintadas donde se leían expresiones como “arte incompetente, “arte charlatán”, “decadente” o comercial”.

Pintadas en la exposicion de Arte Degenerado

La exposición se presentó de forma paralela a la  ‘Große Deutsche Kunstausstellung’ (Gran Exposición de Arte Alemán) que acercaba al público las muestras consideradas puras y heroicas.

Hitler en la exposicion de Arte Aleman

Muchas de las obras pertenecientes a la exposición del “Arte Degenerado” se perdieron, pero la mayoría acabó subastándose en Suiza por orden de Hitler. En Lucerna y ante 350 personas el lote se vendió por unos 115.ooo dólares, siendo el más caro un Picasso, “El bebedor de absenta”, que se vendió por 42.000 francos. Parece que a la hora de “hacer caja” con estas obras no le parecían tan “degeneradas”.

Trasládate a la Alemania de finales de los años 30 y visita la Exposición de “Arte Degenerado”.

PARA SABER MÁS: