El beso más antiguo de la Historia es el protagonizado por los amantes de Ain Sakhri, una escultura encontrada en la cueva del mismo nombre cerca de Belén y perteneciente al período Natufiense.

Amantes Ain Sakkri

La escultura tiene 11000 años de antigüedad y nos muestra a una pareja fundida en un abrazo. Fue realizada sobre un “guijarro de calcita” y, aunque carece de detalles, muestra de forma clara el tema representado. Las figuras se  miran, aunque no tienen cara, y enlazan sus brazos y piernas en una actitud claramente sexual.

Las excavaciones demostraron que la cueva donde se encontró fue utilizada como hogar hace miles de años por lo que se cree que la figura tenía un uso doméstico y no funerario. Quizás pudo haber tenido un significado especial relacionado con la fertilidad.