Mont Saint-Michel, conocido como “La Maravilla”, era uno de los sitios de peregrinación más importantes de Europa durante la Edad Media.

mont_st_michel 1

Uno de los aspectos que lo hace más llamativo es su localización. Está situado sobre un promontorio rocoso de granito en una isla mareal del estuario del río Couesnon, quedando aislado del continente cuando las fuertes mareas (las mayores de Europa) cubren completamente la bahía.

Se tiene constancia de que en el año 709 se construyó en el lugar un santuario dedicado al arcángel San Miguel por parte del obispo de Avranches. En el año 966, a petición del duque de Normandía, se instaló en la isla una comunidad de benedictinos y antes del año 1000 se erigió la iglesia prerrománica.

Durante el siglo XI se construyó la abadía románica sobre un conjunto de criptas, en la cima del peñasco al tiempo que los primeros edificios conventuales conquistaban la pared norte. En el siglo XII, los edificios conventuales románicos se expandieron en el oeste y en el sur. Posteriormente, en el siglo XIII, el rey Felipe Augusto, tras conquistar Normandía, dio una buena cantidad de dinero que permitió levantar el conjunto gótico del Mont Saint-Michel: dos edificios de tres pisos coronados por el claustro y el refectorio.

Mont Saint Michel 2

Mont Saint Michel 3

La Guerra de los Cien Años incidió en el aspecto de fortaleza que tiene el conjunto. Las murallas y fortificaciones construidas le permitieron resistir un asedio de más de 30 años Desde este momento la abadía benedictina experimentará  modificaciones continuas hasta el siglo XVIII.

Muralla Mont Saint Michel 1

Murallas Mont Saint Michel

Durante la Revolución Francesa y el Imperio napoleónico, este conjunto arquitectónico fue utilizado como prisión.

Víctor Hugo reclamaba ya durante el Segundo Imperio que se le declarase Monumento Histórico Nacional, se le restaurase y protegiese. En realidad lo logra, pues desde fines de ese siglo comienzan las obras con vistas a devolverle su magnificencia. En 1897 se coloca en la cúspide de la iglesia, a 170 metros sobre el nivel del mar, una estatua de bronce dorado que representa a San Miguel obra de un escultor francés, Emmanuel Fremiet.

Desde el 2001, una congregación de religiosos de la cofradía monástica de Jerusalén vive permanentemente allí con el objetivo de garantizar las misas diarias y otros servicios religiosos.

Mont Saint-Michel es el tercer monumento más visitado de Francia, después de la Torre Eiffel y el Palacio de Versalles. En 1979 fue declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, no solo por el valor histórico de la arquitectura de su abadía sino por el espacio natural que rodea a la granítica isleta. Esta meca del turismo recibe más de tres millones de visitantes al año.

Mont Saint Michel

Desde aquí puedes acercarte a Mont Saint-Michel como si estuvieras allí.
Galería fotográfica que nos muestra el interior del Mont Saint Michel