Las Cataratas del Niágara son tres cascadas situadas en el río Niágara en la zona oriental de América del Norte. Las encontramos en la frontera entre Estados Unidos y Canadá y son uno de los grandes destinos turísticos de la zona.

Los tres saltos de agua están situadas a 236 metros sobre el nivel del mar y su caída es de aproximadamente 52 metros. No son muy altas pero si muy amplias y con enorme cantidad de agua lo que la hacen espectaculares.

Su nombre «Niagara» significa «trueno de agua» en la lengua de los ongiara que era la tribu iroquesa que ocupaba el territorio. Su importancia para los dos países que la comparten es clave, no sólo por su tirón turístico sino por su utilización como fuente de energía.

Los primeros intentos por preservar este maravilloso paisaje comenzaron en 1885 cuando las autoridades de EEUU y Canadá adquirieron las tierras limítrofes para proteger el lugar. Otro de los problemas era el ritmo de desplazamiento hacia el sur de las cataratas por la erosión. El ritmo va de 0,6 a 3 metros por año lo que hizo que ambos gobiernos firmasen acuerdos para preservar el lugar.

Entre las medidas tomadas para controlar la erosión está la construcción de diques subacuáticos que redireccionan las corrientes más dañinas y la consolidación de la cima. Pero de todas las medidas tomadas la más espectacular fue desviar el río Niágara secando las cataratas estadounidenses durante varios meses y desviando el agua hacia la zona canadiense. Esta obra realizada en 1969 y se hizo para que ingenieros pudieran estudiar el lecho del río y poder solucionar los problemas estructurales.

cataratas-niagara-secas

Qué mejor manera de terminar el artículo que con unas vistas de las maravillosas cataratas del Niágara

cataratas-niagara

cataratas-niagara2

Vía: Alt1040